viernes, 31 de agosto de 2018

CAMPAÑA ELECTORAL ANDROIDE

Como les prometí, amados seres humanos, cada semana de este caluroso verano les traigo uno de los relatos más leídos de la nitroweb. Que ustedes lo disfruten bipbip biiiiip


---------------------------------------------------------

El 25 de mayo de 2019, la víspera de las elecciones a la presidencia planetaria, la Tierra aparece plagada de carteles que apoyan la candidatura del androide Nitrofoska.

LA POLICÍA

¡Explíquese agente Ramírez!
Un grupo de seres… no sé cómo explicarlo comandante, seres androides, replicantes, no estoy seguro… no eran humanos… han irrumpido en el puesto de control de publicidad urbana y han colocado anuncios subversivos.
¡¿Androides?! ¿¡Cómo que androides!? ¿Pero me está usted tomando el pelo Ramírez? A partir de hoy lo de desayunar Solysombra se ha acabado Ramírez.
Pero si solo he desayunado un bollo y sulfato de café, comandante. Pregúntele a McCoy, que lleva de guardia toda la noche.
Está bien Ramírez, luego hablaremos usted y yo. Pero… ¡quiten esta publicidad!, ¡¡quítenla de una vez!!
No podemos comandante, los androides han bloqueado el servidor, que está lanzando su publicidad electoral no sólo en el país, sino en el planeta entero.
¡¡Hostia!!
Comandante, comandante, han aparecido pintadas de este grupo Nitrofoska en las calles de varias ciudades. ¿Qué hacemos comandante, qué hacemos?
¿Cómo que qué hacen Velásquez? ¡¡DeténganloooOOOOOSS!!


Imagen Kristina Olano KRISPO
Click en la imagen para ampliar

Imagen Kristina Olano KRISPO
Click en la imagen para ampliar

                                         
DOS VECINAS
Buenos días vecina, ¿en su plasma también han salido unos andruidas, unos nitrato de foca que piden que les votemos en las elecciones?
Sí, dicen que hay que hacer algo… yo ya estoy haciendo la comida, no vaya a ser que se presenten todos en casa para comer… y a ver qué les pongo yo como salgan unos cuantos bicharracos, extraterrestres o lo que sean de esa nave especial.
Lo que sean vecina, pero seguro que a un buen plato de cocido no le van a decir que no.Eso tenlo por seguro Maruchi.


Imagen Kristina Olano KRISPO / Click en la imagen para ampliar 


            Imagen Kristina Olano KRISPO / Click en la imagen para ampliar 
EL ABUELO
¡No inventes abuelo!
Es cierto pequeños, tan cierto como que nuestros dos soles amanecen cada día.
¿Quieres decir que en tus tiempos, abuelo, los seres humanos eran los que dirigían el mundo?
Sí Cronos, así era.
¡Anda ya abuelo!
Sí, niños, sí, fueron tiempos muy duros para la Humanidad. Tiempos de oscuridad y barbarie.
¿Y por qué no ponían máquinas especializadas para eso, como ahora?
Porque no se daban cuenta del daño que estaban haciendo. Y porque no se les ocurrió lo de las máquinas.
Buuufff qué garrulos eran los humanos de la prehistoria, abuelito.
Sí, un poco sí Alix… hasta que llegó la revuelta androide con Nitrofoska, aquello era el CHC, el Caos Humano Continuo, pequeña.
Jajajajjajajaa qué gracioso eres abuelo, qué cosas se te ocurren. ¡Vámonos a la estratosfera Cronos!
¡Síiiii, vamos!
Abrigaos niños, y cubríos bien, que hoy las nubes llevan mucho nitrozono.


                Imagen Kristina Olano KRISPO / Click en la imagen para ampliar 


LUISILLO
Luisillo se levantó sobresaltado. El teléfono sonaba insistente, una y otra vez RIIIIIIIIIN RIIIIIIINGG, RIIIIIIIIIIIIIIIIIIING
¿Dígame?

Luisillo, coge tus cosas, arranca la furgonave y vete volando a los polígonos del Este, unos gamberros han pintarrajeado TODOS los muros que encalaste ayer.

Buenos días jefe, ¿cómo dice?

¿No me has oído o qué? ¡Que salgas volando hacia el Este! …de camino te doy los detalles por el tubo de red.

Más tarde, ya en la furgonave, sin haber tenido tiempo de tomar un triste sulfato de café o un plátano transgénico, ni siquiera un vaso de agua, Luisillo supo que un grupo de seres mecánicos… algo así como robots, habían arruinado su duro trabajo del día anterior. Cuatro muros encalados y pintados de arriba abajo… con el calor que había hecho buuufff, no lo podía creer.
Luisillo estaba rabioso e indignado. Cuando vio el estado en que habían quedado “sus” muros insultó mentalmente a los gamberros, a los robots, a los droides y en realidad a todo bicho viviente. También a su jefe. Su ira era planetaria.
No obstante, cuenta la leyenda que poco después, en las elecciones de la Galaxia, Luisillo votó Nitrofoska, votó al partido de los ciborgs y androides. Desconocemos el motivo, pero así fue. Tal era el poder de convicción de aquellas extrañas criaturas cósmicas, medio mecánicas y medio humanas.

RIIIIIIIIIN RIIIIIIINGG, RIIIIIIIIIIIIIIIIIIING. El teléfono sonaba insistente aquella madrugada de invierno en el asteroide. Luisillo descolgó el fonotubo y sin dar tiempo de pronunciar palabra a su interlocutor, dijo:
Vote Nitrofoska jefe, vote Nitrofoska y deje de dar por el culo.



              Imagen Kristina Olano KRISPO / Click en la imagen para ampliar 


TROIKA

En la escuela de la nebulosa XR-54.
Hola niños, bienvenidos al primer día de escuela. 
¿Qué sabéis sobre la Troika?

¿Qué seres humanos componen la Troika?

¿Quién ha elegido a la Troika?

¿A qué mecanismos democráticos responde su funcionamiento?

Los niños, a coro (escuchar el documento sonoro aquí debajo):


© Max Nitrofoska

Más relatos androides en la pestaña RELATOS de esta web, o click en este ENLACE

jueves, 30 de agosto de 2018

FRANKIE

Mi bisabuelo Frankie...
"El 30 de agosto de 1797 nace Mary W. Shelley en Londres (Reino Unido). Este año se ha cumplido el bicentenario de la publicación de su "Frankenstein", novela fundacional de la ciencia ficción."

Click en la imagen para ampliar

lunes, 27 de agosto de 2018

LIMPIO



hacen falta promesas incumplidas,
hacen falta celos injustificados,
hacen falta asesinatos masivos,
hace falta cortar cabezas a buen ritmo,
hace falta levantar los brazos al cantar el himno,
hace falta despejar dudas enrevesadas,
hace falta caminar hasta Santiago descalzos, sin alimentos,
besando el suelo,
y al llegar bailar una muñeira
o entonar un tema de Siniestro,
hace falta empinar el codo, cantar las cuarenta,
madrugar hasta que amanezca más temprano;
hace falta descender del mono hasta el sótano,
tipo orangután consagrado,
hace falta tomárselo con filosofía y cagar despacio,
muy despacio,
sin papel,
limpiarse el culo con agüita, nada de celulosa,
no me seas ordinaria, hija,
y tira de la manija
con la mano izquierda,
que estas guarradas solo se tocan con la zurda,
la derecha es para otras cosas más nobles
como remover gazpacho,
o soltar amarras,
o poner el dedo en alto para ver si ha cambiado el viento,
o tomar las huellas dactilares a los escarabajos
del piso de abajo,
esos vecinos mulatos que bailan hasta que ha amanecido
y huelen mal,
son mezclas de colores baratos que resaltan en la noche,
no saludan,
no se visten,
no forman parte de tu casa triste


¿?
o...

hace falta construir autopistas elevadas
por encima de los sueños,
hace falta registrar terremotos
antes de las ocho de la mañana,
hace falta comer de pie mientras te lijas la frente
y queda lisa, lista para beber de la nueva fuente,
hace falta recortar tejados,
descoser silbatos, árbitros baratos,
hace falta sacar de sus casillas a los ajedrecistas innatos,
buscadores de charcos,
hace falta solucionar enigmas checoeslovacos,
carreteras secundarias de datos,
imponentes obeliscos alados,
juergas vespertinas y ruidosas timbas de dados,
hace falta perder la memoria,
olvidar al ser humano,
soltar de una vez esa mano
y emprender un nuevo vuelo
limpio
limpio
limpio


© Max Nitrofoska


Más poesía androide en la pestaña POESÍA de esta web o en este ENLACE 

viernes, 24 de agosto de 2018

¡¡¡ NITROCAMIS !!!

¿¿¿Cómocómocómo cómooooOOOO???
¿¿Que a estas alturas del verano aún no tienes tu camiseta NITROFOSKA??? Y a qué estás esperando, organismo humano, a que nieve??? NooooOOOOOO
>>Sideral wearen la pestaña TIENDA de ESTA WEB o click en este ENLACE

Click en la imagen para ampliar

miércoles, 22 de agosto de 2018

EL PARALELO SERENO

Bibipbipbiiiiiiip, buenos días mis amados seres humanos. Como les prometí, cada semana de este caluroso verano les traigo uno de los relatos más leídos de la nitroweb. Que ustedes lo disfruten bipbip biiiiip

Hace un par de semanas humanoides recibí una misteriosa llamada que me citaba en la nebulosa del Dédalo. “Tengo información confidencial sobre el ALF.”, decía la voz en el contestador. Se refería a la piedra filosofal que llevo siglos persiguiendo, la mítica Askatasuna Libertaris Felizidanka.
Me extrañó la llamada… una voz proveniente de las lunas de Saturno, una zona desde hace tiempo deshabitada. Si no me hubiera hablado del ALF nunca habría acudido. Pero me habló del ALF, y esa misma tarde cargué de combustible nitrógeno mi nave interplanetaria y alisté mi traje espacial.

Click en las imágenes para ampliar

A la mañana siguiente, temprano, me dispuse a cruzar la galaxia camino a la nebulosa del Dédalo. Entré en el paralelo Sereno, tan tranquilo siempre al atardecer, y dirigí mi nave interplanetaria a través de los desfiladeros de la Lambada. Tras una hora de plácida navegación, una repentina oleada de viento se cruzó en mi camino y me hizo perder el rumbo durante unos minutos. Ajusté la brújula sideral, conecté el tubo de red y fijé los ojos en la tormenta que se avecinaba. No parecía peligrosa, pero el fino y blanco polvo que arrastraban los fuertes golpes de viento era diferente a lo habitual, se pegaba en las aristas de la nave, cubría con su niebla opaca la superficie del cristal de la cabina y se aglutinaba en la punta de las antenas formando pequeñas rocas que las doblaban por el peso.


Las antenas empezaron a recibir las señales con dificultad y el rumbo de la nave se hizo vacilante. Me asusté. Me asusté de verdad, nunca había visto nada parecido. Detuve la nave en un recodo del Sereno, me acoplé los circuitos de respiración asistida y abrí la escotilla de salida. Una densa nube me envolvió. Sus incontables partículas se movían sin cesar, me golpeaban la cara, los brazos, las rodillas y los tobillos, me hicieron perder el equilibrio y finalmente caí al suelo, espesamente cubierto de esta materia blanquecina que parecía surgir de la nada y multiplicarse sin fin en el espacio.


Pensé en volver a la nave de inmediato, me giré y ante mi asombro y mi miedo, porque a esas alturas un miedo con forma de mano negra y fría iba trepando por mis piernas y ya apretaba mi estómago, me lo estrujaba y yo estaba acojonao, lo que se dice acojonado perdido y no veía mi nave, no estaba, o sí, estaría ahí pero yo no la veía entre tanta niebla y tanto viento y tanta hostia, quién me manda bajarme de la nave, como si así pudiera solucionar algo, y quién me manda salir a verificar una supuesta información que me da un ser anónimo, probablemente falsa, inventada, producto del delirio que muy a menudo produce la continua búsqueda de quimeras y la muy contaminada y venenosa atmósfera que envuelve Saturno en un halo de desolación y misterio.


Una ráfaga me empujó de frente y caí de espaldas sobre la nieve, el miedo y la angustia me invadían por completo. Seguía sin ver mi nave. Agarré el nitrodetector pero mis dedos estaban demasiado fríos para accionarlo con precisión. La densa y blanca nieve seguía posándose sobre mi cuerpo, segundo a segundo iba cubriendo mi piel laminada y mis circuitos biónicos. Encendí mi linterna y un poderoso foco de cien mil lúmenes rojos capaces de atravesar cualquier atmósfera se abrieron paso a través de la tormenta y entonces sí, entonces ahí, a lo lejos o lo que parecía lejos a través de esa niebla diabólica vi mi nave, ahí seguía, qué bonita era, más bonita que nunca. Qué maravilla. Casi me echo a llorar.


Fue entonces cuando escuché una voz en el espacio, una voz que atravesaba la nieve, la niebla y el viento enmarañado, una voz que venía de muy lejos y retumbaba en el espacio. Una voz exaltada e imperiosa que dijo: ¿Quieres información sobre el ALF? ¡¡¿Quieres información sobre el ALF?!! Pues aquí la tienes Nitrolelo. La Humanidad no está para piedras filosofales, lo que necesitan es esperanza, lo que necesitan es unas elecciones planetarias. ¡Vota Nitrofoska! ¡¡VOTA NITROFOSKA!! ¡Máquinas políticas de confianza! ¡Androides con fundamento! O si no atente a las consecuencias, serán terribles, devastadoras, no solo para ti, que morirás pronto por inepto y capullo, sino para toda la Humanidad.”


Joder, pensé, pero si Nitrofoska soy yo. Si el candidato de Nitrofoska Androides soy yo mismo. Creo que al jefe de campaña que ha contratado el Androide Supremo se le ha ido el meteorito por completo. Voy a tener que hablar seriamente con él. Bueno, si consigo salir de aquí. Vaya día.

© Max Nitrofoska
© Fotos biónicas: Maryge Rosado
© Arte sideral: Kristina Olano KRISPO

Más relatos androides en la pestaña RELATOS de esta web, o click en este ENLACE

martes, 21 de agosto de 2018

CAMARÓN EN NETFLIX


Curiosa la veneración que profesan algunos humanoides a Camarón. Recuerdo que el día que murió yo estaba de gira con mi banda de R&Roll. Yo no conocía a Camarón, nunca lo había escuchado cantar ni había oído hablar de él. Luego sí, tras la intensa e incesante publicidad que desplegaron los medios en este país lo escuché, como todo el mundo, y me gustó, me parece un gran artista, enorme, aunque hace ya 15 años que no lo he vuelto a escuchar ni tengo prisa por hacerlo.

Click en la imagen para ampliar

Recuerdo que en esa gira en la que estaba en 1992 nos acompañaba una chica de Venezuela. Ella tampoco había escuchado nunca al Camarón, y sin embargo lloraba desconsolada, a lágrima viva por su muerte. En esos días ella amaba la música del Camarón, lo amaba a él. Nada del otro mundo, lo que hacen y consiguen los medios de comunicación una y otra vez, que amemos lo que nos cuentan ellos, en la música y muchos otros ámbitos.

Supongo que a algunos de ustedes, mis amados seres humanos, les pasaría lo mismo, que no tendrían ni la menor idea de quién era Camarón, reconózcanlo, no puedo creer que yo sea el único en este país. Y ahora lo aman y lo veneran. Igual también lloraron un poco. Vamos a ver el docu de Netflix. O no, que por el camino yo me entretengo.

© Max Nitrofoska     

lunes, 20 de agosto de 2018

NI CONTIGO NI SIN TI



Ojalá nunca muera,
Ojalá nunca vuelva,
Ojalá su zumbido eléctrico permanezca.

© Max Nitrofoska    

Más poesía androide en la pestaña POESÍA de esta web o en este ENLACE

miércoles, 15 de agosto de 2018

EL DIOS STANDARD

Bibipbipbiiiiiiip, buenos días mis amados seres humanos. Como les prometí, cada semana de este caluroso verano les traigo uno de los relatos más leídos de la nitroweb. Que ustedes lo disfruten bipbip biiiiip

EL DIOS STANDARD

Fue por casualidad. Yo no quería llegar a Stålenhag, yo no quería verlo, tener la certeza de que existía. Pero lo vi. Y desde entonces todo ha cambiado en mis circuitos. La información tarda en llegar, en atravesar las bioneuronas. Los iones éticos se revuelven sin cesar, expulsan un vapor nauseabundo que impide que me concentre, que piense, que pueda realizar la más sencilla actividad con un mínimo de precisión y alegría.

Sí, fue por casualidad. Mi nave interplanetaria recorría Alfa Centauro en busca del mítico ALF (Askatasuna Libertaris Felizidanka) cuando un fuerte ruido en los reactores laterales me alertó e hizo que disminuyera la velocidad. Pronto pude ver que algo fallaba y que no podría repararlo sobre la marcha, con lo cual consulté las cartas planetarias en busca de algún oasis ingrávido que me permitiera tomar tierra. Fue entonces cuando leí en la carta “Stålenhag”. Nunca antes había oído hablar de ese planetoide, pero el ruido del reactor no me dejó pensar ni investigar sobre mi nuevo destino. Marqué las coordenadas en el cuadrante sideral y accioné la navegación de emergencia. Una lenta y suave cadencia de vuelo, solo interrumpida por los roncos estallidos del reactor averiado, me acompañó en el descenso.

Ilustración: Simon Stålenhag
Click en la imagen para ampliar

Mi vieja nave interplanetaria Thompson Jet tomó tierra suavemente, sin ningún incidente pese a la avería que me lastraba. Al salir de la cabina, justo frente a mis circuitos oculares vi un ser de metal enorme, colosal. Se trataba de un Dios Standard de metal forjado. Un Dios que recorría lo que parecía una carretera secundaria del planeta Stålenhag. Miles de seres humanos, conectados con el Dios mediante cables y tubos de acero, le seguían en silencio, bajo la lluvia. Todos y cada uno de los seres humanos estaban iluminados por una llama, que surgía de sus cabezas como si fuesen santos recibiendo la revelación o mineros abisales en busca de la verdad suprema. El enorme Dios Standard tenía la cara triste, muy triste, tal vez por la falta de independencia y autoestima que demostraban sus seguidores. O por lo menos eso es lo que me pareció. Él no decía nada, no les decía a sus feligreses lo que estaba bien o lo que estaba mal… se limitaba, como todo buen Dios que se precie, a permanecer en silencio, observando, estudiando, aprendiendo para mejorar eventualmente su aportación a un Universo mejor.

Ilustración: Simon Stålenhag
Click en la imagen para ampliar

Pero los seres humanos seguían sin soltarlo, le pedían instrucciones, normas, reglas, modos de uso, recetas, adiestramiento, orientaciones, pensamientos, orden, análisis, imaginación, preceptos, celebraciones y catástrofes… pero no demasiado ruidosas, para andar por casa, que no descoloquen los cuadros del recibidor o puedan manchar el mantel del comedor.

Seguía lloviendo. A los pies de mi nave interplanetaria empezaba a formarse un extenso charco, irisado por el combustible que goteaba del acumulador.

Las lágrimas, que brotaban tibias e incesantes del Dios Standard, se fundían con la lluvia. Era así como conseguía disimular su decepción y su dolor por la Humanidad. Lluvia, lluvia en la cara.

Porque los seres humanos no se mojan. Algunos incluso llevan artefactos paraguas. Otros se hacen con una barca para poder navegar por el llanto, tanto propio como ajeno. Navegantes de lo absurdo, del espejismo sideral.

De pronto, en medio del diluvio escuché una canción. Una canción que escribí hace muchos años en el lugar en el que nací.


Quinientos doce días lloviendo sin parar,
Paseando entre las gotas

Empapándome los pies.

Esperando la inundación que me prometiste el otro día.

Los paraguas se despliegan,
Cabezas bien cubiertas.

Casi me sacan un ojo,

Me queda otro para ver vomitar

A un viejo tuerto y sordo

Que se parece a mí cantidad.

Quinientos doce días lloviendo sin parar
Y así va
Así va


Tras la canción, el Dios Standard de metal miró en mi dirección y suspiró. Creo que también me sacó la lengua.

© Max Nitrofoska

Más relatos androides en la pestaña RELATOS de esta web, o click en este ENLACE

martes, 14 de agosto de 2018

El 28 de septiembre en la Fábrica de Hielo, Valencia

El 28 de septiembre a las 21h el androide Nitrofoska realizará una acción sideral en 
La Fábrica de Hielo de Valencia.

Poesía, música, teatro y el programa electoral androide viajan a Levante.

¡A sus versos humanos a sus versos!

Vídeo flyer anuncio del evento

lunes, 13 de agosto de 2018

TUS TETAS GENÉTICAS



Este,
este es el momento
de
l sudor y el castigo,
de
l ritmo y el bombeo,
de las mariposas efímeras que renacen con fuego,
de los misterios resueltos
con excesos,
exceso de cariño, exceso de deseo,
exceso de violencia cuando pienso en tu sexo
y tu olor me envuelve,
y el amor se convierte en jadeo,
en saliva y
jugos internos,
cuando el amor no se dice sino que se grita,
se araña, se empuja,
cuando el amor te desnuda
y olvidas si llevabas ropa
o llegaste así a la vida,
si naciste así,
con ese fuego dentro,
con ese deseo insaciable de que nunca acabe el juego,
de que el duelo
tenga lugar dentro de tu cuerpo,
que es el universo entero,
tu cuerpo,
y palpita,
y gira,
gravita en su órbita,
lo sientes,
te arrastra su inercia, tu cuerpo,
sientes
que cada estallido final encierra
a todos los
niños que no nacieron,
o sí,
a pesar de todo nacieron
bajo la comunión genérica,
al amparo de tus tetas genéticas
que pueden con todo,
camiones desbocados
y trenes sin vía
que descarrilan,
tus tetas encima,
tus tetas
cósmicas
presidiendo la partida,
repartiendo la vida,

domina
ndo el orgullo y los prejuicios,
tiemblan un poco
a pesar de todo,
tus tetas,
me erizan en cada ola,
declaran proteger el mundo,
los mundos,
todos los mundos que han existido hasta ahora
y los que existirán en un futuro,
todos ellos contenidos en este bamboleo,
en es
te columpiar obsceno,
y empujo,
empujo
y caen sobre mi boca,
ellas,
tus tetas,
alimentan mis sueños,
tus tetas,
dinamitan mi desidia,
tus tetas,
capaces de albergar
multitud de miradas espías,
planetas,
naves,
abismos,
cisternas vacías
llenas de duelo, de horror,
y sobre cada una de ellas te balanceas,
echas un vistazo desde ahí arriba,
donde la vida es mullida
y la dicha parpadea sin fin distraída,
con comida,
leche tibia,
al amparo de un sol que brilla
fulgurante,
ahí se está
francamente bien y estoy pensando
en quedarme a vivir cerca,
bajo el ba
mboleo que no cesa,
junto a ese sabor tan dulce,
esos mordiscos tiernos,
desmayados,
me apaciguan
y tus tetas saltan
cada una por su lado,
como
si fueran independientes,
aunque creo que no lo son,
porque siempre van juntas,
tus tetas genéticas,
yo por lo menos
siempre las veo juntas,
auque es posible, claro está,
que tú te las desmontes cuando yo no miro,
las desenrrosques
y te las lleves bajo el brazo
hasta algún lugar lejano,
el rincón apacible y sereno
donde nació el universo.

© Max Nitrofoska

Más poesía androide en la pestaña POESÍA de esta web o en este ENLACE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...