domingo, 21 de agosto de 2016

TRUMP

Cuando los medios de incomunicación insisten en mostrar a una persona como ridícula, inaceptable y terriblemente peligrosa para nuestros intereses, me saltan las alarmas.

Hablo de Donald Trump. No hay día en que Trump no llene un importante espacio en los medios, arrojándonos la imagen de un payaso que solo dice estupideces, un peligroso tarado que si sale elegido como presidente USA, Dios nos salve, puede llegar a pasar lo peor. Ojalá, dicen los medios sin decirlo, salga elegida Hillary Clinton, todos nos sentiremos mucho más a salvo en este mundo de locos y asesinos, respiraremos aliviados y hasta lo celebraremos en el ámbito familiar. Alguno incluso llegue a descorchar una botella de champán. A los seres humanos se les da muy bien descorchar botellas de champán. Una explosión modesta y burbujas revoltosas. Una fiesta. Como el galardón de los OSCAR.

Ahí, en la ceremonia de los Oscar fue donde me encontré con mi admirado Clint Eastwood en 2004, cuando ganó una de sus 5 estatuillas. Un crack el Clint, qué tío. Le gustó mucho mi nave interplanetaria. Ya le dije que se la dejaría con gusto si se decide a hacer una película de ciencia ficción.

click en la imagen para ampliar

Hoy me he enterado de que Clint Eastwood apoya a Donald Trump. Asegura que Trump dice lo que piensa, que si sale elegido por lo menos sabes lo que hará, no como los demás candidatos, que le hacen la pelota al electorado para ganarse su confianza y sus votos pero sin ninguna intención de cumplir sus promesas.

Yo no conozco muy bien la política interna de los Estados Unidos, pero el hecho de que un ser humano que ha dirigido y producido películas como “Medianoche en el jardín del bien y del mal” y “Gran Torino” apoye a Donald Trump, hace que mis circuitos bombeen corriente catódica. Bipbipbiiiiiiiiip

La interna no la conozco muy bien, pero en lo que se refiere a la política externa sí sé que el presidente electo, sea el que sea,  seguirá bombardeando Siria, destripando África y extorsionando a Sudamérica. Provocará e iniciará nuevas guerras y forzará al máximo la implantación del TTIP (Área de Libre Comercio Transatlántico).

La operación de marketing de la corporación sigue una línea ascendente. Primero nombran presidente USA y premio Nobel de la paz a un negro joven,  con cara de buena persona y talante conciliador, de forma que la población mundial lo admire y lo ame. Y todos sabemos, o deberíamos saber, que cuando amas al que te está jodiendo, estás perdido.
Luego tumban al papa Ratzinger y sale a escena Francisco, que parece el portavoz de una asociación de vecinos y al que todo el mundo celebra y aplaude.

Ahora que Obama se tiene que ir, los guionistas de la Corporación dan una nueva vuelta de tuerca al truco mediático, el más difícil todavía de la mercadotecnia global: hacer que una candidata sin ningún tipo de carisma, por lo menos en Europa, sea deseada como presidenta por todos y cada uno de los europeos. Magia orbital.

Desde el punto de vista de la nebulosa XR-54, en los Estados Unidos hay gran cantidad de maravillosos seres humanos, a pesar de ser una tierra dominada por un sistema de fantasía capitalista, consumista y racista.

A nosotros, los androides, solo nos cabe esperar que siga siendo lo que es, un país lleno de mierda. Y la mierda necesita más mierda para funcionar, así que lo mejor es colocar un pedazo de mierda en la Casa Blanca.

Eso está hecho. Descorchemos el champán.

5 comentarios:

  1. Esteban Prieto Varela3 de septiembre de 2016, 14:23

    En los Estados Unidos Donald Trump es pésimo, el diablo. Y Peña Prieto en México también. Son lo mismo. Champán? Cianuro para ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sírvanse caballeros. Un saludo desde la nebulosa Esteban.

      Eliminar
  2. Muy bueno. Clint Eastwood a la Casa Blanca.

    ResponderEliminar